Buscar
  • Comunidad Carismática Peruana

¿Jesús es el culpable?

Actualizado: ene 18

¿Cuántas veces perdemos el tiempo buscando culpables de las situaciones difíciles que enfrentamos? Y es que a veces somos tan “inteligentes” que, en vez de creer como Él nos dijo que hiciéramos, elegimos pensar y pensar en lo “miserables” que somos y en quién debe tener la culpa de lo estamos sufriendo. Yo estoy convencido que la Escritura dice “Si crees verás la Gloria de Dios” (Juan 11:40) y que no dice que “si encuentras al culpable serás bendecido” (¿?).


¡A veces perdemos tanto tiempo!


Marta y María estaban pasando un momento realmente duro pues, su hermano había estado gravemente enfermo y hace 4 días había fallecido. Jesús llegó a Betania (el lugar donde vivían) para resucitar a Lázaro y, si conoces la historia, sabrás que lo hizo; pero, las frases que soltaron ellas ante Jesús, en dos momentos diferentes de ese mismo capítulo, hablan con claridad sobre en qué habían estado pensando durante los días anteriores:


Juan 11:20-21
20 Cuando Marta se enteró de que Jesús estaba por llegar, salió a su encuentro, pero María se quedó en la casa. 21 Marta le dijo a Jesús: —SEÑOR, SI TAN SOLO HUBIERAS ESTADO AQUÍ, MI HERMANO NO HABRÍA MUERTO.

Juan 11:32
Cuando María llegó y vio a Jesús, cayó a sus pies y dijo: —SEÑOR, SI TAN SOLO HUBIERAS ESTADO AQUÍ, MI HERMANO NO HABRÍA MUERTO.

Fíjate bien, las dos hermanas salieron con el mismo discurso: JESÚS NO ESTUVO, ÉL NO HIZO NADA, FUE SU CULPA. Esos argumentos iguales nos muestran que ambas, juntas, durante varios días de sufrimiento, llegaron a la misma conclusión. Por eso, ambas recibieron a Jesús con ese “cariñoso” saludo, ¡Aunque Él había venido a resucitar a su hermano! ¿Será que, cuando tenemos un corazón amargado, nos hacemos ciegos a lo que Jesús quiere hacer en nuestras vidas?



Ellas emplearon días en pensar y pensar quién tenía la culpa de su dolor en vez de creer en que Jesús mostraría su amor una vez más, interviniendo favorablemente en su situación. La conclusión a la que llegaron le puso un cartel de “IMPOSIBLE DE SOLUCIONAR” a lo que estaban enfrentando. Gracias a Dios que Jesús es experto en romper esos carteles. Jesús tuvo que despabilarlas de su ceguera para que pudieran ver que delante suyo no estaba el culpable; sino, aquel que es “LA RESURRECCIÓN Y LA VIDA” (Juan 11:25). Cuando ellas le vieron con claridad y volvieron a confiar en Él, el milagro que tanto anhelaban sucedió.


¿Quién lo hizo? Jesús.

De eso sí es culpable Jesús: De amar y hacer milagros.


¿En qué estás meditando últimamente? ¡Vuelve a mirar a Jesús! Mira su gracia, mira su misericordia, mira su fidelidad y deja que entretener pensamientos del enemigo que te tratan de esclavizar al hacerte sentir una víctima.


Que yo sepa, la amargura no ha obrado nunca un milagro ¡Jesús, sí!


¡Dios es Bueno Todo el Tiempo!


-----------


Pastor Danny


22 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo