Buscar
  • Comunidad Carismática Peruana

Dios tiene algo nuevo para ti hoy

La cosa más real y extraordinaria, que he podido experimentar a lo largo de mi vida es el amor de Dios revelándose ante mi cada día. Cada día tú puedes gozarte y regocijarte en su amor, aunque sientas que ese día, se levantaron ante ti circunstancias incómodas o que quieren robar tu paz. Debes de recordar que Jesucristo ya pagó el precio por tu paz. Y que cuando tú te levantas de la cama cada día, Dios ya te está mirando para bendecirte. Pero la pregunta de muchos puede ser: “¿cómo es que me puedo mantener tranquilo con todo lo que está sucediéndome y lo que está sucediendo en el mundo?”, leamos juntos este versículo:


“¡Cuán bueno, Señor, es darte gracias y entonar, oh Altísimo, salmos a tu nombre; proclamar tu gran amor por la mañana, y tu fidelidad por la noche,”
Salmos 92:1-2


Este verso nos muestra que hay actitudes que deben ser consideradas y seguidas por nosotros como hijos de Dios, como alabarle y levantar acción de gracias a su Nombre. Recordemos que todo lo que sucede en nuestra vida, aunque muchas veces parecen cosas normales, es un milagro. Debemos considerar que la definición de milagro es: “intervención de Dios, actuando en lo sobrenatural, pero afectando lo natural”. Respirar, poder abrir los ojos, ir a tu trabajo, hallar gracia frente a la gente; son situaciones a las que nos hemos acostumbrado, pero que dan testimonio del amor de Dios hacia nosotros. El versículo habla acerca de darle gracias y adorarle por su amor y fidelidad cada día. No habla de darle gracias por demostrarnos su amor y fidelidad en victorias pasadas, pues Dios nos muestra ambos cada día de nuestras vidas.

En los versículos 12 al 15 del mismo capítulo:

Como palmeras florecen los justos; como cedros del Líbano crecen. Plantados en la casa del Señor, florecen en los atrios de nuestro Dios. Aun en su vejez, darán fruto; siempre estarán vigorosos y lozanos, para proclamar: «El Señor es justo; Él es mi Roca, y en Él no hay injusticia».
Salmos 92:12-15

Dios tiene planes de bendición para nosotros, planes de florecimiento, cerca de Él. No son planes para un futuro en el cielo, sino para esta vida; pues habla acerca de nuestra vejez, pero nuestra vejez en el Señor no nos condena a debilitarnos, sino que nos bendice con fuerzas abundantes para seguir dando testimonio de Él, de su amor y de su justicia.


Nosotros somos los llamados a ser testimonio vivo para otros, mostrándoles con nuestras vidas lo que Dios puede hacer en ellos, que es muchísimo más de lo que el mundo les ofrece. Como dice en Salmos 92: 9-15; vivir teniendo más que suficiente, siendo sanos, aún en la vejez, llenos de vitalidad y sanidad divina.


¡Sí, Dios quiere bendecirte! Pero también anhela llegar a otros por medio de ti. Acércate a Él cada día orando, leyendo su Palabra, adorándolo, y dile: “hoy también quiero ser un instrumento de tu amor para otros”.



¡Dios es BUENO, cada día!


Pastor Danny.

21 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo