Buscar
  • Comunidad Carismática Peruana

Dios es bueno, todo el tiempo

Cuando atravesamos momentos de dificultad, muchas veces recurrimos a Dios desesperadamente, atemorizados por la situación, y no confiando en Él completamente. Mucha gente, inclusive, decide culpar a Dios por la circunstancia en la que se encuentran.


Quisiera compartir con ustedes un versículo que grafica esto:

  • La necedad del hombre le hace perder el rumbo, y para colmo su corazón se irrita contra el Señor. Proverbios 19:3

  • El tonto fracasa en todo, y luego dice: «¡Dios tiene la culpa!» Proverbios 19:3

¡Este versículo debería abrir nuestros ojos a la verdad de la palabra! Pero podemos ver gente que actúa así en los momentos difíciles, dominados por pensamientos de “necedad”. En la otra versión habla del “tonto”, alguien que no quiere abrir los ojos ante la verdad de Dios. Recordemos que, si no estamos viendo, escuchando y llenándonos de la Palabra de Dios (fe), es porque estamos escuchando, alimentándonos y llenándonos de las mentiras del enemigo (temor).

Consideremos lo que dice la palabra acerca de Dios:


Así que no se dejen engañar, mis amados hermanos. Todo lo que es bueno y perfecto es un regalo que desciende a nosotros de parte de Dios nuestro Padre, quien creó todas las luces de los cielos. Él no cambia ni varía como una sombra en movimiento. Santiago 1:16-17

El versículo dice: “no se dejen engañar”, sin lugar a duda vivimos en un sistema gobernado por “el padre de la mentira” (Satanás), quien está levantando día a día falsedades frente a nosotros. Satanás es un experto mentiroso, él siempre intenta engañarnos, para que pensemos que la situación es tan difícil, que ni siquiera Dios es lo suficientemente poderoso para sacarnos de ella. Él saturará nuestra mente de pensamientos e imágenes, incluso enviará gente con palabras que no son de bendición, sino de maldición y condenación, y si las creemos nos hundiremos cada vez más.


Muchas veces hemos repetido la frase “Dios Es Bueno, Todo el Tiempo”, sin siquiera entender en toda la amplitud el poder de esta confesión. Pero esta es la descripción total de nuestro Dios y Padre operando a favor de nosotros. Dios nunca duerme, nunca descansa, Él siempre está sentado en el trono. Esto quiere decir que todo el tiempo Él nos está mirando y buscando bendecirnos. Él es el único que tiene todo el poder para revertir nuestra situación, para sacarnos de ese estado en que nos encontramos y lo hace porque nos ama. Dios está como un padre ansioso, esperando solamente a que su hijo diga la palabra, levante una oración o levante una alabanza, para actuar a su favor. Al hacer estas cosas, le estamos diciendo a Dios, “mi vida es tuya, tú eres quien la dirige, actúa en mí”. Esa es la actitud que Dios está esperando, que reclamemos su ayuda y las promesas que nos ha hecho, pues haciéndolo le damos a Él permiso para actuar en nuestras vidas.


Recuerdo cuando mi hija era muy pequeña y recurría a mí, para que saque una pelota con la que jugaba, que estaba guardada en un lugar alto. Yo solamente iba y la sacaba sin pedirle nada a cambio; de igual forma, Dios está esperando solamente que recurramos a Él para actuar a nuestro favor, porque nos ama.

Esto no lo digo yo, lo dice Dios: “Clama a mí y yo te responderé” (Jeremías 33:3).


Dios es bueno, todo el tiempo”


Pastor Carlos Rengifo


39 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo