Buscar
  • Comunidad Carismática Peruana

¿Demonios santificados?

1 Samuel 28:5-10
Cuando Saúl vio al inmenso ejército filisteo, tuvo miedo y se aterrorizó. Entonces le preguntó al SEÑOR qué debía hacer, pero el SEÑOR rehusó contestarle ya fuera por sueños o por sorteo sagrado o por medio de los profetas. Así que Saúl les dijo a sus consejeros: —Busquen a una mujer que sea médium, para ir y preguntarle qué hacer. Sus consejeros le respondieron: —Hay una médium en Endor.
Entonces Saúl se disfrazó con ropa común en lugar de ponerse las vestiduras reales y fue a la casa de la mujer por la noche, acompañado de dos de sus hombres. —Tengo que hablar con un hombre que ha muerto —le dijo—. ¿Puedes invocar a su espíritu para mí?
—¿Está tratando de que me maten? —preguntó la mujer—. Usted sabe que Saúl ha expulsado a todos los médiums y a todos los que consultan los espíritus de los muertos. ¿Por qué me tiende una trampa?
Pero Saúl le hizo un juramento en el nombre del SEÑOR y le prometió: —Tan cierto como que el SEÑOR vive, nada malo te pasará por hacerlo.

Saúl estaba pasando por un momento de presión extrema; el miedo y la ansiedad habían sobrepasado al rey de Israel, rey de la nación que era llamada “el pueblo de Dios”. Es en ese momento de temor que busca a Dios, a un Dios que había rechazado y resistido por años de mil maneras; ahora, la voz del Señor ya no suena en sus oídos ni le llega por medio de los sacerdotes o profetas. Saúl estaba desconectado de Dios y eso se notaba en su actitud. Aunque el rey reconocía que esta situación era su culpa, no muestra ningún arrepentimiento con el Señor; más bien, insiste en su necedad y manda a buscar a una bruja (siendo él mismo quien años antes las había desterrado a todas de Israel). Cuando le consiguen una y esta muestra inconformidad de ayudarle, Saúl hace una declaración que me pareció desconcertante: “Tan cierto como que el SEÑOR vive, nada malo te pasará por hacerlo”. Sí, Saúl le juró por el Señor a una bruja de la que buscaba ayuda. ¡Ilógico! ¡Desconcertante!


Mientras leía este pasaje, me preguntaba ¿cuántas veces nuestro cristianismo solo es un conjunto de frases, pero tenemos un corazón cautivo por otras voces? Es triste cuando vemos cristianos que, en los momentos de presión, deciden flaquear en sus convicciones y acceder a todo tipo de “soluciones” que tocan a su puerta.


  • Acceden ir a brujas porque estas rezan antes de sus prácticas.

  • Aceptan que familiares les pasen el huevo, el cuy o les pongan un huayruro a sus hijos bebés para que estos no se ofendan.

  • Algunos, más cool, acceden que les lean las cartas, les pasen el péndulo y otras prácticas “más chéveres” porque “toda ayuda siempre es buena”.

  • Etc.

  • ¡Ah! Pero queremos que toda la Iglesia ore por la misma situación; luego, cuando vemos que todo sale mal, le echamos la culpa a Dios y no a las puertas que hemos abierto al enemigo.


¡Decir que existe la magia blanca es como creer que hay demonios santificados! ¡Y no los hay! El diablo es un ladrón, un destructor, un mentiroso, un homicida y la brujería (en cualquiera de sus formas y colores) es una de las armas del enemigo para atar a la gente aprovechándose de su ignorancia o su necedad. Amados y amadas, ¡no podemos experimentar el poder de Dios mientras jugamos en el patio del enemigo! Ser creyente y acceder a estas prácticas es demostrar que le tenemos más fe al diablo que a Jesús. Si ese es tu caso hoy:


  1. Arrepiéntete, confiesa tu pecado al Señor y recibe perdón.

  2. Renuncia a lo que estabas practicando.

  3. Destruye y deshazte de los objetos que guardabas.

  4. No vuelvas a aceptar esas prácticas.

  5. Vuelve tus ojos a Jesús y construye una vida de fe centrada en Él.


A libertad hemos sido llamados y no a esclavitud. Vivir en la luz es vivir en libertad.


¡Dios es Bueno Todo el Tiempo!


Pastor Danny


80 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo